wonder ponder (filosofía visual para niños)

wonder ponder

wonder ponder (filosofía visual para niños)

Una caja de pandora, un libro, un juego…un pequeño paquete inclasificable lleno de herramientas  para pensar, razonar, reflexionar y todo de una manera irónica y divertida. Una apuesta por tratar a los niños desde la inteligencia…unas tarjetas ilustradas y al dorso una batería de preguntas-lanza de esas que te hacen parar y rumiar antes de contestar… ¿es cruel obligar a alguien a hacer algo que no quiere hacer? Una excelente manera de potenciar el diálogo y la reflexión de una forma lúdica y creativa.

La primera vez que leí sobre vuestro proyecto me vino a la cabeza esta viñeta de Mafalda:

mafalda-wonder-ponder

–          ¿os habéis propuesto que los padres desactivemos el piloto automático y pensemos antes de responder a los niños?

Los destinatarios de nuestros libros-juego son en primera instancia los niños. Así que, directamente, no nos hemos propuesto que los padres hagan nada. En Wonder Ponder no nos interesa tanto que los padres “respondamos” mejor a los niños sino que todos, niños y padres, disfrutemos pensando y nos concienciemos de que nuestras repuestas pueden alimentarse las unas de las otras. En cualquier caso, para jugar con nuestras cajas, el piloto automático no nos llevará a ningún sitio muy interesante, desde luego.

–          os presentáis como una editorial de filosofía para niños ¿valentía, riesgo, locura?

Valentía, la que requiere embarcarse en cualquier proyecto nuevo. Riesgo, el justo (hemos mantenido el riesgo económico al mínimo y mantenemos, de momento, una política de endeudamiento cero que nos tranquiliza un tanto). Locura, algo también, pero tampoco tantísima. En realidad, andamos las tres muy cuerdas y con las ideas muy claras. Los principales motores del proyecto son la pasión por divertirnos creando y divertir a otros con nuestras creaciones, y por otro lado un firme compromiso con la inteligencia de las personas, adultos y niños.

 

–          una filósofa, una editora y una ilustradora… ¿qué aporta cada una al proyecto?

Lo interesante ha sido la evolución de lo que va aportando cada una. El proyecto lo empezó la filósofa del proyecto, Ellen Duthie, que buscaba una forma distinta de propiciar el diálogo filosófico en su proyecto de filosofía en preescolar. Usaba libro álbumes, pero buscaba algo que proporcionara un mapa más completo de cada concepto y de cada cuestión y se le ocurrió comentárselo a la ilustradora Daniela Martagón. Ésta enseguida se emocionó con la idea y se puso manos a la obra. Más tarde se incorporó la editora, Raquel Martínez Uña, que aportaba una visión externa a la creación y experta en edición necesaria para atar bien el proyecto. Al principio los roles estaban bastante definidos por persona. Ellen pensaba en qué escenas quería y en qué preguntas quería que suscitaran las escenas, Daniela ilustraba las escenas para reflejar las instrucciones de Ellen y Raquel funcionaba de cortapisas o de fuerza animadora para que fuéramos en una dirección o en otra. Pero poco a poco los roles se fueron entrelazando. Daniela empezó a añadir matices filosóficos a las ilustraciones, historias secundarias que añadían complejidad e interés al conjunto en las que a veces Ellen no había pensado. Raquel podía proponer una escena o sugerir un aspecto que no se había contemplado. Y Ellen podía proponer a Daniela algún cambio en la composición de una imagen que podría funcionar mejor. Así nuestras aportaciones se han ido entremezclando y todas opinamos sobre todo. Lo pasamos francamente bien.

–          Ellen Duthie (la autora del texto) ha traducido entre otros, a Maurice Sendak, ¿puede ser que haya algo de Sendak en vuestra manera de tratar a los niños? ¿una actitud alejada de la infantilización excesiva a la que a menudo están expuestos?

 

Las tres somos entusiastas de Sendak y de una literatura infantil que se dirige a los niños como seres inteligentes, capaces de pensar y de afrontar todo tipo de temas. Huimos de la idea romántica de que los niños son seres inocentes e ignorantes. Y huimos de la literatura aleccionadora que trata a los niños como si fueran recipientes que se pudieran llenar de lo que los adultos queramos.

 

–          el primer tema que tratáis es la crueldad, ¿sois partidarias de hablar de todo con los niños desde pequeños, o hay temas para los que es mejor esperar?

Quizás no importe tanto el tema concreto sino cómo se trate y que resulte reconocible para los niños.  Evidentemente hay temas que no tienen ningún interés a los cinco años, porque están alejados de la experiencia y de la identificación de un niño de esa edad, pero que a los 12 o 13, por ejemplo, pueden adquirir relevancia. Lo importante es entender que los adultos no imponemos la agenda de los temas en los que van a pensar los niños. Los niños, desde edades muy tempranas pensarán sobre la vida, la muerte, la enfermedad, la felicidad, la crueldad, el orgullo, la culpa, la frustración, y también sobre la perplejidad sobre la existencia, la diferencia entre fantasía y realidad, entre lo verdadero y lo falso y lo que podemos saber seguro y lo que no. Si un niño quiere hablar sobre ello, ¿por qué habríamos de esperar?

wonder-ponder-perguntas

 wonder-ponder-perguntas-2

–          ¿qué otros temas transcendentales barajáis para futuras ediciones?

De momento tenemos programados cinco títulos más:  Yo, persona (sobre la identidad personal y las diferencias entre personas y robots), De pies y manos (sobre la libertad), ¿Será posible? (sobre lo posible y lo imposible), ¡Pellízcame! (sobre realidad, imaginación y sueño), y ¿Pero para qué? (sobre la felicidad y el sentido de la vida).  Pero cada vez que nos sentamos se nos ocurren un par más. Ojalá esto dé para todos, pero vamos poquito a poco.

Deja un Comentario

*

Cheap Stone Island Clothing Stone Island Outlet cheap stone island blog list